Historia y visita de Prenovicio

nicolas.jpg

José Lirola (Prenovicio Claretiano)

Les comento que estoy en el bello pueblo y en el Santuario de la Señora y Madre de Andacollo. Este viaje tiene una finalidad distinta a los anteriores, como ya les contaré.

A los 40 días de vida se detectó una anomalía en mi corazón y en parte del conducto a los pulmones. Se me realizaron varios estudios y se llegó a la conclusión de que se tratada de una “astrecia pulmonar”.

Mi abuelo materno era muy devoto y fue él quien me puso bajo la protección de la Virgen de Andacollo, mientras tanto a mis tres años se me practicaron estudios profundos en la Provincia de Buenos Aires, fue una experiencia desagradable ya que no me daban más de seis meses de vida, por ello mis padres decidieron regresar a San Juan.

En el año 1998 falleció mi abuelo y al año siguiente mi abuela por lo que mi madre decidió concretar la promesa de mi abuelo de consagrarme a la Virgen de Andacollo, de manera que emprendí con mis padres el primer viaje a Andacollo en el año 2000. Allí conocí a grandes amigos: el P. Haroldo Zepeda, Hno. Antonio Fernández y P. Julio González. Junto a ellos conocí al Santo Fundador, San Antonio María Claret, y desde ese momento comencé a mejorar y, además, a conocer a otros misioneros claretianos: en el año 2003 al P. Jorge Mella y al Hno. Bernardo Vidal; al año siguiente compartimos el último cumpleaños del Hno. Antonio Fernández, ya que en octubre tuvo su encuentro definitivo con el Señor de la Vida; luego conocí al actual Superior Provincial, P. Mario Gutiérrez, P. Jesús Pastor, P. Javier Morrás, P. Agustín Cabré, P. José Antonio Palacios y al P. Mario Calvo. Luego en Copiapó conocí a dos claretianos más: P. Fernando Vega y P. Adam Bartizol. A todos ellos mi respeto y admiración por su entrega en los trabajos del Reino de Dios.

En el 2007, a mis 12 años, se produjo el milagro de la Virgen de Andacollo: el estado grave no existía más, si bien quedó un pequeño soplo B3, es decir una pequeña abertura en los ventrículos derecho e izquierdo. Es por eso que ya no venía a pedir sino a gradecer.

Es por todo esto que desde pequeño, y cada vez más fuerte y firme, he sentido esta vocación al sacerdocio y a la vida misionera claretiana. Por eso este viaje es distinto, si bien es vengo a agradecer un año más, vengo a consagrar a la Virgen de Andacollo mi futuro y a reafirmar mi vocación de servicio al Señor y a la santa Iglesia.

Al comenzar este año 2013 el año de Prenoviciado en Córdoba, Argentina, lo hago con todo el amor y la fe que he alimentado en estos años hacia la Santa Trinidad y a la Virgen María; además lo inicio por el camino del Padre Claret quien con su frase: “Un hijo del Corazón de María abraza los sacrificios y se alegra en los tormentos”, me ha fortalecido en muchas tempestades en estos últimos meses.

Estoy muy contento ya que desde ayer, 29 de enero, comparto la comunidad claretiana junto a mi madre y con los Padres Eduardo Huerta y Julio González, y con toda la querida gente de esta Comuna de Andacollo.

Les dejo este testimonio de gratitud a la Virgen de Andacollo. Que el Señor, su Madre y el Padre Claret los bendigan abundantemente.

       



El Andacollino

Diario Electrónico de la comuna de Andacollo, perteneciente a la Red de Diarios Comunales, que está presente en las 15 comunas de la Región de Coquimbo, entregando noticias y actualidad en cada una de ellas.