Cerros de Andacollo comienzan a teñirse de verde tras las lluvias

Con la llegada de las lluvias durante el invierno, los cerros de Andacollo comienzan a teñirse de verde con la vegetación que estaba escondida por más de un año. Para esta temporada se espera que afloren diversas especies como flores autóctonas y otros arbustos que lucen verdes y en crecimiento. Esta situación también provoca que se active el ecosistema con insectos, aves y animales de mayor tamaño que habitan en el sector.

El fenómeno se debe a las precipitaciones inusuales y  que superan el rango normal por lo que existen probabilidades que existan flores al igual que en el desierto florido. Según expertos, las flores constituyen más de 200 especies, la gran mayoría de carácter endémico. Predominan especies diferentes si se trata de una zona costera o interior, y florecen de manera no simultánea durante el periodo en que se produce el fenómeno.

Las especies “de bulbo” son las que inician la floración, entre ellas las añañucas amarillas y rojas (Rhodophiala phycelloides) y el huille de flores blancas (leucocoryne spp.). Le siguen las especies “de semilla” como las vulgarmente conocidas como pata de guanaco (Cistanthe grandiflora) que cubre amplios sectores del desierto; suspiros lilas y celestes (Nolana paradoxa), don Diego de la noche (Oenothera coquimbensis), malvillas (Cristaria ovata), coronillas del fraile (Encelia canescens), cartuchos amarillos (Argylia radiata), lirios amarillos (Alstroemeria kingii) y orejas de zorro (Aristolochia bridgesii).

Dejamos con ustedes algunas fotografías de cómo está cambiando el panorama en la ruta D-51 sector de la cuesta San Antonio.

       



Diarios Comunales

Red de Diarios Comunales, presente en las 15 comunas de la Región de Coquimbo, informando sobre noticias locales en cada una de ellas.