Connect with us

Comunales

Estudio pone en valor representaciones rupestres de sitio La Cruz – B en Andacollo

Publicado

el

Un valioso aporte para la preservación de sitios arqueológicos es el que está realizando Teck Carmen de Andacollo (CDA) con la ejecución de un significativo estudio consistente en la documentación y registro de todas las manifestaciones rupestres del sitio La Cruz-B, instancia que permitió la identificación de 143 bloques rocosos grabados con petroglifos con 331 diseños o motivos distintos.  Esta investigación es ejecutada por la empresa colaboradora LV Ambiental, quienes realizan los monitoreos arqueológicos.

Jacqueline Heraldo, analista de Medio Ambiente de Teck CDA, destaca los resultados y manifiesta que “El trabajo permitió analizar los petroglifos según sus patrones decorativos, donde encontramos dos grandes grupos; los diseños figurativos (figuras humanas, de animales, marcas de ganado, inscripciones) y diseños no figurativos (abstractos e indeterminados) con un 55,3% y 44,7% de representación respectivamente, lo que nos da un punto de partida para su clasificación”, señaló.

¿Por qué es importante la conservación?

Más allá del valor patrimonial y arqueológico que estas piezas puedan significar, que ya constituye un valor por sí mismo, estas representaciones contribuyen a reconstruir la historia de Andacollo; sus pueblos originarios, el paso de los arrieros, la llegada masiva de mineros, entre otras características.

La categoría de diseño figurativo entrega importante información respecto de las elecciones culturales y momentos en que fueron realizadas estas representaciones rupestres.  El estudio concluyó que la más abundante del sitio fue la conformada por “Marcas de Ganado” o marca de hacienda, que fueron utilizadas desde tiempos coloniales en Latinoamérica a fin de acreditar la propiedad del ganado mayor. La mayoría de los grabados (81%) fueron realizados a comienzos del siglo XX.

En este caso, las marcas de ganado de momentos históricos son una expresión efectuada por grupos de arrieros trasandinos que se encargaban de transportar el ganado vacuno y animales de carga desde Argentina hacia Chile entre fines del siglo XIX y primeras décadas del siglo XX. Los antecedentes muestran que estas manifestaciones rupestres se habrían desarrollado durante el tiempo de los Lavaderos de Oro entre 1932 a 1940, periodo en que la comuna pasó de tener 500 habitantes a más de 20.000, lo que explicaría la excesiva presencia de arrieros y ganado necesario para alimentar el explosivo aumento poblacional.

Como se mencionó, esta es la etapa inicial del proyecto que continuará con un gran plan para la puesta en valor del sitio, donde con la asesoría de arqueólogos y conservadores, se trabajará junto a la comunidad agrícola de La Jarilla y Azogue y otras organizaciones sociales de la comuna para la construcción de senderos, señaléticas y mobiliario pertinente, para que en el futuro pueda ser visitado por las personas.

Seguir leyendo
Comentarios

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Lo más leído