Connect with us

Iglesia

Arzobispado informó sobre proceso que concluyó con dimisión del estado clerical de sacerdote andacollino

Publicado

el

Este pasado viernes 31 de diciembre de 2021, el Arzobispado de La Serena informó que se realizó un Proceso Administrativo Penal contra el Presbítero Nibaldo Manuel Escalante Trigo de 87 años. Lo anterior debido a una denuncia de una persona adulta, por abusos cometidos cuando era menor de edad y cuyo proceso se extendió por algunos años.

El Proceso Administrativo Penal concluyó con la dimisión del estado clerical del Presbítero Escalante Trigo.

“El Arzobispado manifiesta su profundo pesar por lo acontecido y se compromete a seguir trabajando para que estos hechos no se repitan. Asegura, al mismo tiempo, la oración y cercanía a quienes sufren a causa de esta dolorosa situación”, señala el comunicado oficial, que fue publicado en el sitio web www.iglesia.cl

nibaldo-escalante

¿Qué significa la dimisión del estado clerical?

Cuando un sacerdote es declarado culpable de abusos sexuales, la pena máxima que puede recibir en el ámbito eclesial es la expulsión o dimisión del estado clerical. También se le conoce como “laicización” o “reducción al estado laical”, pero esta forma dejó de usarse hace algún tiempo para no expresarse de modo despectivo de los laicos ya que su estado de vida no es inferior, solo distinto al del clero.

En la práctica, la expulsión del estado clerical significa que se prohíbe de modo permanente el ejercicio de los derechos propios del estado clerical como celebrar Misa, oír confesiones y administrar los demás sacramentos.

También queda exento de sus obligaciones como el rezo de la Liturgia de las Horas y la obediencia al obispo.

Sin embargo, la dimisión del estado clerical no significa, en estricto, que el sacerdote ya no sea sacerdote, puesto que el sacramento del Orden imprime en el varón que lo recibe un sello ontológico que nunca perderá y que la Iglesia no puede retirar ni revertir.

La ordenación sacerdotal, además de imprimir el sello en el hombre que lo recibe, también cambia su estado legal en la Iglesia, pues con ella pasa a ser un clérigo o miembro del clero, lo que le permite ejercer su ministerio público.

Un hombre que pierde el estado clerical podrá ejercer su ministerio en algunos casos excepcionales, como cuando alguien en peligro de muerte le solicita los sacramentos. Sin embargo, pierde todo derecho a ser financiado o sostenido por la Iglesia, y a ser llamado “padre” o “monseñor”.

Con frecuencia, un hombre expulsado del estado clerical también es dispensado de la obligación del celibato y podría casarse, sin embargo no siempre es así.

CASOS EN CHILE

En el caso del chileno Karadima, declarado culpable de abusos en 2011, la expulsión del estado clerical se dio a conocer el 29 de septiembre de 2018. Ese día la Santa Sede informó que el decreto firmado por el Papa Francisco contempla la dispensa de todas las obligaciones clericales y fue realizado en forma “excepcional en conciencia y por el bien de la Iglesia”.

Unos días antes de conocerse la noticia sobre Karadima, el Vaticano informó de la expulsión del estado clerical, de forma inapelable, del chileno Cristián Precht, acusado de abusos sexuales contra menores.

El 11 de octubre de 2018, la Santa Sede también informó de la expulsión del estado clerical de Francisco José Cox Huneeus y Marco Antonio Órdenes Fernández, obispos eméritos de Chile.

EL CASO DEL SACERDOTE ANDACOLLINO Y ESTRECHO COLABORADOR DEL EX ARZOBISPO COX EN LA SERENA

El ex Arzobispo de La Serena Manuel Donoso en una entrevista al Diario La Región el año 2011 expuso en exclusiva que el Presbítero Nibaldo Escalante estaba suspendido de por vida por decisión de la Santa Sede y se le fijó residencia en Andacollo ( residencia particular), por lo que no podía hacer misas, confesiones, reuniones con jóvenes, sólo podía hacer misa en su casa.

El domingo 2 de noviembre de 2002, la periodista Alejandra Mattus publicó un extenso reportaje en el Diario La Nación sobre Monseñor Cox y también explicó que en la década de los 90 y con la llegada del nuevo milenio se tenían algunas denuncias contra otros sacerdotes, entre ellos Nibaldo Escalante.

Desde Punta Arenas venía con denuncias por pederastia en su contra. Sin embargo, según la nota de aquel entonces, un sacerdote que lo sorprendió acostado con un joven en la casa parroquial, denunció el hecho ante el propio Francisco José Cox, quien no prestó atención. “Me dijo que no había pruebas”. Allí la periodista Mattus señalaba que Escalante estaba con permiso “por enfermedad”.

Hubo familias que llegaron a la justicia, pero no había pruebas. En el caso de Escalante, los casos confirmados de abusos, tampoco habrían decido llevar el tema a los tribunales.

Las publicaciones continuaron en el Diario La Nación el domingo 10 de noviembre del año 2002 donde se exponía esta vez, el caso de un joven que fue abusado y que comentó la situación, pues trabajaba junto a su padre en una mueblería en Ovalle.

“Mi papá me mandó con él para que trajera el dinero. Yo andaba vestido con short, porque en Ovalle hace mucho calor. En el viaje a la iglesia, en el auto del cura, éste me acarició las piernas y la espalda, y me decía: ‘Oye, que estay grande ah, mira las tremendas piernas que tení, ¿qué edad tení ya?’”.

Señala la nota que una vez en la parroquia, Escalante volvió a acariciarlo, por todo el cuerpo, evitando tocarle los genitales, lo besó y lo abrazó con fuerza, repitiendo a cada momento lo impresionado que estaba por el desarrollo del muchacho.

“Pero de pronto, como que cambió el switch y se puso serio. Me dio el dinero y me mandó para la casa. Yo creo que se dio cuenta que estábamos solos y le dio como arrepentimiento o nervios y no quiso continuar”.

Otro joven que reservamos la identidad y que conversó con el Diario La Región el 2011, señaló que cuando era entre niño y adolescente en Tierras Blancas, el sacerdote Escalante, era muy cariñoso y lo invitaba a su oficina donde en más de una oportunidad entregó caricias e incluso hubo un beso de por medio, que lo dejó muy asustado, pero nunca se atrevió a denunciar pues le parecía algo normal, ya que Escalante infundía respeto y admiración, incluso cubría la falta de cariño paternal de algunos jóvenes.

No está clara la fecha de la resolución, pero si se lograron establecer las denuncias de algunos padres que informaron la situación a la Iglesia.

¿Quién es Nibaldo Escalante Trigo?

Fue ordenado sacerdote el 15 de diciembre de 1963, andacollino, tres hermanos, nacido en 1934, fue en 1985 vicario general de la Diócesis de Punta Arenas, durante su período sacerdotal se desempeñó en Ovalle, Tierras Blancas y antes de las sanciones del Vaticano en la Parroquia San Juan Evangelista de las Compañías en La Serena donde fue querido por la comunidad y también odiado por su carisma altivo, prepotente a veces y otras muy bueno para las finanzas.

Es un importante historiador, tiene diversos libros impresos sobre la Virgen del Rosario, templos y religiosidad popular. Durante años preparó un libro sobre la historia de personajes y familias andacollinas.

Quienes lo conocen en la comuna minera, señalan que no habla mucho con la gente, pues tiene una reputación de muy crítico, y sólo se le observa cuando asistía a la feria o de compras.

La mayoría de la comunidad andacollina tenía la información hasta el año 2011 que el sacerdote estaba jubilado, pero si existían rumores sobre el pasado que estuvo muy ligado a Francisco José Cox.

Desde el 2011 hasta este 2021 ha estado en silencio y en su hogar sin una vida pública en la comuna, acompañado por algunos familiares en forma regular.

Seguir leyendo
Comentarios

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

OPRCoquimbo
NubeCenter

Facebook

Twitter

Lo más leído