Connect with us

Comunales

Fallece un ícono comunal de Andacollo: Duberis Ortiz la vendedora de dulces de la plaza

Publicado

el

La Srta Duberis como le gustaba que la llamasen, era la hija menor del matrimonio compuesto por Doña Rosa Aguirre Aguirre y Don Emiliano Ortiz Olmos, matrimonio que desde las oficinas salitreras de la segunda región de Antofagasta llegó al pueblo de Andacollo en el año 1935, atraídos por el auge del oro que se vivía en la comuna por esos años.

Duberis nace una soleada tarde del 1° de Marzo de 1936 en manos de una partera en su casa de calle Ríos de Andacollo como era de costumbre en esa época.

Se caracterizó desde pequeña por su esfuerzo y empeño en ayudar a su madre para sacar adelante su hogar, ya que cuando tenía solo 7 años su padre fallece a raíz de una rebelde pulmonía en el pueblo minero de Domeyko.

A los 14 años ya se desempeñaba junto a sus hermanas en las labores de sastre, siendo su especialidad la de pantalonera (corte y confección de pantalones de varones).

En la década de 1940 su madre instala en calle ríos un pequeño almacén, el que con el pasar de los años se trasladaría a calle Urmeneta , ya con nombre establecido como ALMACEN AGUIRRE  y sería uno de los almacenes más grandes de Andacollo, teniendo como clientela a gente del radio urbano y radio rural de la comuna como El Toro, Churrumata, La Caldera, Chepiquilla, El Cobre, entre tantos.

Junto a sus familiares se hacen cargo de administrar el negocio como lo llamaban con cariño, pero a medida que sus hermanas tomaron compromiso y se casaron se fueron alejando del negocio, por lo que Duberis tomó un papel activo en el almacén, encargándose de administrar y preocupándose personalmente de los pedidos de abarrotes en Coquimbo y también de los pedidos de frutas, verduras, quesos y charqui que se les hacían a los ríanos ,nombre que coloquialmente se les conoce a los comerciantes de Río Hurtado y sus alrededores de la provincia del Limarí.

En la calle Urmeneta en el negocio de la familia

En la década de 1950 se instalan con un puesto en la fiesta religiosa en honor a la Virgen del Rosario, en el cual Duberis junto a sus hermanas vendían frutas de la estación y los más ricos dulces hechos en casa, apegándose a la receta de su querida abuela, este puesto y tradición familiar se mantuvo por más de 40 años hasta mediados de los años 90.

Duberis fue destacada participante de la Cámara de Comercio de Andacollo, participó en innumerables exposiciones realizadas por el Centro de Madres de su querido barrio ALAMEDA al cual se refería con mucho aprecio y estima.

En el año 1992, la familia sufre la irreparable pérdida de su madre y matriarca Rosa Aguirre, 3 años más tarde Duberis se encarga de tomar la difícil decisión de cerrar en forma definitiva el almacén que por más de 50 años abasteció al pueblo, decisión que no fue fácil, ya que era el único ingreso con el que contaba el hogar, pero ella en su afán por no ceder ante la adversidad se reinventa y comienza con un emprendimiento que duraría más de 15 años, tomando como base la fabricación de dulces que le enseñó su abuela; la venta de ellos se realizaba en la plaza de nuestra comuna teniendo como principales clientes a los peregrinos chilenos y extranjeros que llegaban a venerar a la reina de la montaña.

Después de deleitar con sus sabrosos dulces a todos quienes visitaban Andacollo, el tiempo y los años de trabajo dejaron su huella en Duberis, pero no se amilanó al ver que su estado de salud no le acompañaba como antaño y se dedicó a vender velas para encender la luz de esperanza a los peregrinos que visitaban Andacollo y nuevamente vuelve a la plaza ante su querida protectora y querida «Chinita», a la cual le era fiel devota participando siempre en la misa de sábado como era de costumbre para el pueblo y en las diferentes actividades litúrgicas que desarrollaba la parroquia del pueblo.

Junto a la ex alcaldesa Marcelina Cortés Gallardo

Su mayor recuerdo en la parroquia era el día de la resurrección y para celebrar la pascua salía rápidamente del templo después de haber vivido la vigilia pascual en busca de la imagen de la Virgen para cargarla bajo sus hombros labor que desarrolló durante muchos años para el tradicional Santo Encuentro en la plaza, el cual al son de las campanas del templo hacía notar su alegría plena al mover y cantar de alegría la Resurrección de Jesús.

Este sería el último trabajo que desempeñó, ya que el año 2016 en la fiesta de Diciembre en honor a la Virgen del Rosario o Fiesta Grande como la conocemos los Andacollinos, Duberis estuvo por última vez a los pies de su querida chinita de la montaña, retirándose a su hogar a seguir con las labores propias de dueña de casa.

Dube del Carmen Ortiz Aguirre o simplemente Duberis, falleció hace algunos días en este mes de julio, causando un hondo pesar en amigos y familiares. «Fue una Andacollina neta, mujer sencilla, trabajadora, aguerrida, cariñosa, que supo entregar a toda su familia, el más sincero de los amores que es el amor de madre, entregándonos a cada uno de nosotros un trozo de su gran corazón», señalaron sobrinos y sobrinos nietos.

Su recuerdo quedará en los corazones de los andacollinos, ya que se transformó en un personaje típico, público y muy querida en la comuna

Seguir leyendo
Comentarios

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Lo más leído